El camino del peregrino poema Rudyard Kipling



No busco santos que me guíen en mi camino,
O diablillos masculinos y femeninos para desviar mis pies de mi destino.
Si se agregan, me regocijo; si no, no me importará.
Siempre que tenga permiso y la opción de mis semejantes encontrar.
Porque a medida que llegamos y nos vamos (y mortalmente, ¡será así!)
¡El pueblo, Señor, tu pueblo, es lo suficientemente bueno para mí!

Así honraré a los hombres piadosos cuya virtud tanto resplandece
(Aunque nadie se sorprende mas que a mi cuando por casualidad hago algo que lo merece),
Y me compadeceré de los hombres necios por el dolor que sus pecados han engendrado
(Aunque el noventa y nueve por ciento del mío yo mismo lo he generado).
Y, amorita o eremita, o promedio general,
¡El pueblo, Señor, tu pueblo, es lo suficientemente bueno para mí!

Y cuando me aburran demasiado, no moveré mis oídos,
Recordando a muchos miles de esos a quienes yo he aburrido.
Y cuando se esfuercen por impresionar, no dudaré ni me burlaré;
Ya que yo mismo no he hecho menos y --- a veces lo saque.
Sí, como somos y no somos, y pretendemos sentir,
¡El pueblo, Señor, tu pueblo, es lo suficientemente bueno para mí!

Y cuando me hacen trabajar mal al azar, como a menudo ha sucedido,
No atesoraré el odio por mucho tiempo (mis manos demasiado limpias no han sido).
Y cuando me hagan un bien al azar, no fingiré sorpresa.
No más que aquellos a quienes he animado con caridades en el camino.
Pero, como damos y como tomamos --- cuales sean nuestro destino ---
¡El pueblo, Señor, tu pueblo, es lo suficientemente bueno para mí!

Pero cuando me encuentro con gente frenética que pecaminosamente declare
No hay perdón por su pecado, el mismo no perdonaré
Hasta que se haya probado que el cielo y el infierno en nuestros corazones esta
No muestres nada irredimible a ambos lados de la tumba mortal.
Porque como vivimos y como morimos --- si hay una muerte final---
¡El pueblo, Señor, tu pueblo, es lo suficientemente bueno para mí!

Líbrame de todo orgullo --- el mediano, el alto y el bajo ---
Eso me excluye del lado de un hermano, sea cual sea el orgullo que trajo.
Y límpiame de todas las herejías del pensamiento, el habla y la pluma
Que me ordena juzgarlo de otra manera de lo que soy juzgado por una. ¡Amén!
Para que pueda cantar la muchedumbre o el rey o la compañía del camino,
Para que pueda trabajar en mi día, vocación y grado,
Para demostrar lo mismo de hecho y de nombre, y mantener inalterado,
(A donde voy, lo que yo sepa, quien sea mi vecino)
Esta fe única en la vida y la muerte y en la eternidad así:
`` ¡El pueblo, Señor, tu pueblo, es lo suficientemente bueno para mí! ''


Rudyard Kipling
India 1865 - Reino Unido 1936
Traducción de Leer para crecer






¿QUIERES RECIBIR GRATIS EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Pon tu email aquí:

PorFeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue

No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.