El cuento de Pedrito Conejo de Beatrix Potter


Había una vez cuatro conejitos, y sus nombres eran: 

          Flopsy,
       Mopsy,
   Colita de Algodon,
y Pedrito


Ellos vivían con su madre en un banco de arena, debajo de la raíz de un gran abeto.

"Ahora mis queridos hijos" dijo una mañana la señora conejo, "pueden ir a los campos o por el camino, pero no entren en el jardín del Sr. McGregor: su padre tuvo un accidente allí; fue puesto en un pastel por la señora McGregor ".

"Ahora salgan, y no hagan travesuras. Voy a salir."

Luego la Señora Conejo tomó una cesta y su paraguas, y se fue por el bosque a la panadería. Ella compró una hogaza de pan integral y cinco bollos con pasas.


Flopsy, Mopsy y Colita de Algodon, que eran buenos conejitos, se fueron por el camino a recoger moras:

Pero Pedrito, que era muy travieso, corrió de inmediato al jardín del Sr. McGregor, ¡y se deslizo bajo la puerta!

En primer lugar se comió algunas lechugas y algunas judías verdes; y luego se comió algunos rábanos;

Y luego, sintiéndose bastante enfermo, fue a buscar un poco de perejil.

Pero al cruzar el final de una trama de pepino, con quien se encuentra ¡con el Sr. McGregor!

McGregor estaba de rodillas plantando unas coles, pero se levantó y corrió tras Pedrito, agitando un rastrillo y gritando, "¡Al ladrón!"
Pedrito estaba bastante asustado; corrió por todo el jardín, porque se había olvidado el camino de regreso a la puerta.

Perdió uno de sus zapatos entre las coles, y el otro zapato entre las papas.

Después de perderlos, corrió en cuatro patas y se fue más rápido, por lo que creo que podría haber escapado por completo, si no tuviera la desgracia chocar en una red de grosella espinosa, quedando atrapado por los grandes botones de su chaqueta. Era una chaqueta azul con botones de latón, bastante nueva.
Pedrito se dio a sí mismo perdido, y derramó grandes lágrimas; pero sus sollozos fueron escuchados por algunos amigables gorriones, que volaron a él con gran excitación, y le imploraron que el mismo se libere.

McGregor se acercó con un cernidor, con el que tenía la intención de golpear a Pedrito; pero Pedrito se escurrió justo a tiempo, dejando su chaqueta detrás de él.

Y se precipitó en al almacén de herramientas, y salto a una regadera. Hubiera sido un sitio muy bueno para esconderse, si no hubiera tenido tanta agua en él.

McGregor estaba muy seguro que Pedrito estaba en algún lugar del almacén de herramientas, tal vez escondido debajo de una maceta. Empezó a darles vuelta con cuidado, buscando en cada una.

En ese momento, Pedrito estornudó - 'Achoo!' McGregor fue tras él en sin demora.

Y trató de poner su pie sobre Pedrito, quien saltó por una ventana, tirando tres plantas.

La ventana era demasiado pequeña para el señor McGregor, y estaba cansado de correr detrás de Pedrito. Por lo que volvió a su trabajo.

Pedrito se sentó a descansar; estaba sin aliento y temblando de miedo, y no tenía la menor idea qué camino tomar. También estaba muy húmedo por entrar en esa regadera.

Después de un tiempo empezó a vagar, yendo de aquí para ya no muy rápido, y mirando a su alrededor.

Se encontró con una puerta en una pared; pero estaba cerrada y no había espacio para que un conejito gordito pueda pasar por debajo.

Una vieja ratona estaba corriendo dentro y fuera por el umbral de piedra, llevando guisantes y frijoles a su familia en el bosque. Pedrito le preguntó el camino a la puerta, pero ella tenía un guisante grande en la boca, por lo que no podía responder. Ella se limitó a mover la cabeza hacia él. Pedrito comenzó a llorar.

Luego trató de encontrar el camino cruzando el jardín, pero se hizo más y más enredoso. En el momento, llegó a un estanque donde el señor McGregor llenaba agua a sus latas. Una gata blanca estaba mirando algunos peces de colores, ella se sentó muy, muy quieta, pero de vez en cuando la punta de su cola se movía como si estuviera viva. Pedrito pensó que era mejor que se fuera sin hablar le; ya que había oído sobre los gatos por su primo, el pequeño Benjamin Conejo.

Se dirigió de nuevo hacia el almacén de herramientas, pero de repente, muy cerca de él, oyó el ruido de una azada scrich scrich scrich. Pedrito se escurrió debajo de los arbustos. Pero en ese momento, no pasó nada, salió y se subió sobre una carretilla y se asomó por ella. Lo primero que vio fue al Sr. McGregor sacando cebollas. Estaba de espaldas a Pedrito, y más allá de él ¡estaba la reja!

Pedrito bajó silenciosamente de la carretilla; y empezó a correr tan rápido como pudo, directamente detrás de unos arbustos de grosella negra.

McGregor lo vio en la esquina, pero a Pedrito no le importaba. Se deslizó por debajo de la puerta, y estaba a salvo al fin en el bosque fuera del jardín.


McGregor colgó la pequeña chaqueta y los zapatos como un espantapájaros para asustar a los mirlos.

Pedrito no dejó de correr o mirar hacia atrás hasta que llegó a su casa en el gran abeto.

Estaba tan cansado que se dejó caer sobre la suave y agradable arena del piso de la madriguera y cerró los ojos. Su madre estaba ocupada en cocinar; se preguntó que había hecho con su ropa. Era la segunda chaqueta y par de zapatos que Pedrito había perdido en una quincena!



Siento tener que decir que a Pedrito no le fue muy bien durante la noche.

Su madre lo puso a la cama, e hizo un poco de té de manzanilla; y le dio una dosis de ella a Pedrito!


"Una cucharada debe tomarse a la hora de acostarse."



Pero Flopsy, Mopsy, y el Colita de Algodón tenían pan y leche y moras para la cena.



FIN

Traducción de Leer para Crecer

Beatrix Potter 
Kensington, Londres

1866-1943


Publicidad




¿QUIERES RECIBIR GRATIS EN TU CORREO LAS NUEVAS PUBLICACIONES?

Pon tu email aquí:

PorFeedBurner


Recuerda que para quedar inscrito debes hacer click en el correo que te llegue
El cuento de Pedrito Conejo de Beatrix Potter El cuento de Pedrito Conejo de Beatrix Potter Reviewed by Mercedes Balda on 10:36 Rating: 5

No hay comentarios:

Las imágenes de las plantillas son obra de sololos. Con la tecnología de Blogger.